El 65 y el 80 por ciento de las emisiones que genera un automóvil provienen de las emisiones del tubo de escape, y las correspondientes emisiones indirectas provienen del suministro de combustible, hoy la industria se concentra en la electrificación de los trenes de potencia. Para alcanzar el pleno potencial de la descarbonización de los automóviles y lograr una  industria automovilística con cero emisiones de carbono, los actores de la industria debemos prestar atención también a las emisiones materiales.

Este esfuerzo requiere que los participantes de la industria adopten y amplíen el uso de nuevas tecnologías y sus procesos asociados, a la vez que gestionan los flujos cambiantes de materiales.

En un vehículo de motor de combustión interna, el 29 por ciento de las emisiones de materiales podrían reducirse de forma rentable para el 2030. La industria y los ecosistemas de fabricación de automóviles, deberían priorizar los métodos que pueden ayudar a lograr tales ahorros.

La electrificación de los procesos existentes, el uso de fuentes de energía de bajo carbono, la adopción y ampliación de nuevas tecnologías que reduzcan las emisiones de los procesos, y tanto permitir un mayor uso de materiales reciclados como reciclar realmente una mayor proporción de materiales.

Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us