En los próximos 40 años, se construirán  en el mundo 230 mil millones de metros cuadrados de nuevas infraestructuras. El sector en su conjunto, entre obras y operación de edificios, es una de las fuentes de contaminación más importantes a nivel mundial, ya que consume el 36% de la energía global y produce el 39% de las emisiones de CO2.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector de la construcción deben reducirse, detenerse y revertirse; y, al mismo tiempo, los edificios deben mejorar su capacidad de resiliencia ante los efectos esperados del cambio climático.

Las estrategias de mitigación al cambio climático en la construcción centran: Ahorro energético, el uso de energías renovables, el manejo adecuado de residuos, la integración de vegetación en los proyectos edilicios (como techos, paredes y terrazas verdes), y la incorporación de elementos que faciliten el uso de transporte no motorizado (como la instalación de estacionamientos para bicicletas o de estaciones de carga para vehículos eléctricos), entre otros, y son aplicables en diferentes medidas tanto en edificios existentes, como en edificios de nueva construcción.

 
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us